Según el diccionario de Cambridge, la palabra Kayfabe es la practica de hacer creer a la gente de que los luchadores son específicos personajes, cuando en verdad están solo pretendiendo serlo. Un claro ejemplo es Curt Hennig y su recordado personaje como la persona más perfecta del mundo o el Undertaker y su personaje de hombre muerto.

Por años el Kayfabe era una regla sagrada a seguir para todo luchador, uno de los principios básicos de la industria que debía ser respetada a rajatabla por todo luchador. Había que vivir como el personaje 24/7 para mantener la apariencia e historia del momento. Si uno era villano; el luchador debía comportarse como tal, si el luchador era un don Juan; tocaba ser mujeriego, si se era Babyface; tocaba dar el ejemplo delante de la sociedad.

La década de los 80s fue la del auge de la lucha libre a nivel nacional para la entonces conocida como WWF con Vince McMahon a la cabeza y una serie de acciones que llevaron a ser la fuerza dominante dentro de los Estados Unidos desde la compra la promoción a su papá a adquirir cientos de promociones a lo largo del país para finalmente dar el golpe de escena con la realización del primer WrestleMania en el Madison Square Garden.

El éxito de la WWF yacía en múltiple factores, entre ellos sus luchadores, los cuales representaban todo tipo de personajes, la mayoría tomados de historietas o estereotipos de la época.

Dos ejemplos eran Hacksaw Jim Duggan y The Iron Sheik, uno era Babyface, el otro 100% villano. Uno representaba el patriotismo estadounidense, el otro la grandeza de la Republica Islámica de Irán. Aunque ambos no tenían una rivalidad en el ring, pero representaban los polos opuestos de la lucha libre por lo que tocaba respetar el Kayfabe.

Mayo de 1987, Duggan y Sheik iban a bordo de un auto rumbo a un show en New Jersey cuando se toparon con un control policial. Según reportes de la época, el policía vio al luchador estadounidense beber cerveza dentro del auto, razón por la cual lo motivó a detenernos y a hacer una revisión del auto en el que iban.

“Íbamos por la autopista y le digo ‘oye, Sheik, tengo algo de hierba, ¿quieres fumarte uno? y él me dice que si. Así que nos fumamos uno mientras pasábamos por la Garden State. Estoy tomando algo de cerveza y pasamos al lado de un policía, y reacciona tipo ‘oh dios mío!’ y se pone detrás de nosotros.
El policía viene y me dice, ‘usted esta tomando mientras maneja’, le digo que si, pero que no estaba borracho, solo estaba dándole un sorbo a la cerveza. A lo que me responde ‘¡Eso es ilegal en Nueva Jersey!”
– Extracto de The Talk is Jericho con Jim Duggan

Esto llevó a que la policía revisara los bolsos y maletas de ambos luchadores. Duggan avisó de antemano de que llevaba algo de marihuana. Si embargo, la gran sorpresa se la iba a llevar cuando se empezaron a revisar las cosas de Sheik y encontraron tres gramos de cocaína.

Ambos luchadores fueron detenidos y el delito fue declarado como procesable, por lo que ambos podrían enfrentar juicio y una potencial condena de cárcel. Acto seguido fueron suspendidos de manera indefinida por la WWF.

Sheik se declaró no culpable además de “vengarse fuera del ring ante Duggan”. Finalmente fue puesto bajo probatoria por un año y regresó a la WWF en 1988 para abandonar la promoción durante la segunda mitad de ese mismo año.

Clipping from The Record - Newspapers.com
Recorte gentileza de Newspaper.com

En el caso de Duggan fue dejado en libertad bajo ciertas condiciones y semanas después regresó a la WWF, pero relegado al fondo de la cartelera. A inicios de 1988 hizo historia al ganar la primera edición del Royal Rumble, siendo lo más destacado del Push que recibió en su regreso tras el arresto.

Ya en los 90s su Gimmick patriota tomó otro nivel, siendo bastante popular en el público. No obstante, nunca retomó el nivel protagónico que llevaba en el 87′ y hasta el día de hoy cree que lo pudo haber catapultado a estar en la órbita del máximo título de la WWF.

La reacción no se hizo esperar, considerando varias aristas. Primero el tan sagrado Kayfabe se había sido roto y de la peor forma posible. Segundo, la WWF quedó en medio de un escándalo de drogas. Para 1987, la percepción de la cocaína había cambiado de ser una droga recreativa a una droga problemática que llevó a una epidemia a nivel nacional dentro de los Estados Unidos con gran complicidad de Pablo Escobar.

Mientras que dentro de la WWF, McMahon instauró pruebas estrictas de antidoping por cocaína para los luchadores con la regla de los tres strikes. Primer positivo; suspensión de seis semanas sin goce sueldo, segundo positivo; rehabilitación pagada con el sueldo del luchador, tercer positivo; despido inmediato.

Por un tiempo la WWF tuvo mano dura en cuanto al consumo de drogas, aunque el consumo de esteroides estaba libre de restricciones hasta que en 1994 casi llevaron a la desaparición de la WWF. No fue hasta inicios de la década del 2000 que el control de drogas se volvió más estricto tras la trágica muerte de Eddie Guerrero en 2005.

Actualmente, WWE costea en su totalidad la rehabilitación por adicción de sus luchadores, como también de todo ex luchador (incluyendo los de WCW y ECW) que haya trabajado en algún momento para la promoción.

En cuanto al Kayfabe, ya en el siglo XXI ha desaparecido casi por completo dentro de WWE con enfoque de historias más realistas y el auge de las redes sociales que ha ayudado a perfilar a los luchadores más allá de sus personajes en el ring.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s